Anticipo

Bertha Benz, la mujer que cambió la historia del automóvil

Bertha Benz, la mujer que cambió la historia del automóvil

todo empezó con una mujer. Bertha Benz, esposa de Carl Benz, realizó un viaje de ciento ochenta kilómetros (entre Mannheim y Pforzheim, en Alemania) a bordo del vehículo que había creado su marido, el Benz Patent Motor Car. Era el año 1888 y ese primer viaje de larga distancia en un automóvil a motor fue uno de los grandes hitos de su historia.

El automóvil había nacido realmente dos años antes, cuando Carl Benz construyó el primero de sus vehículos, pero fueron las dotes de negociadora de su esposa Bertha, que no dudó en aventurarse junto a sus dos hijos en aquel primer coche de la historia (aunque lo hizo en la tercera unidad construida, que contaba con espacio para tres pasajeros) para demostrar su viabilidad como medio de transporte incluso para largas distancias.

Curiosamente, inició el viaje sin advertírselo previamente a su marido. Partió dejándole simplemente una nota en la cocina avisando de su viaje en una mañana de agosto de 1888 (la fecha concreta no está contrastada) en la que decidió emprender la aventura. Para completarla tuvo que superar varias dificultades, como encontrar combustible (utilizó el que tuvo que comprar en farmacias), asegurar la refrigeración de la mecánica o poner pie a tierra para empujar cuando la potencia del coche (2,5 CV) no era suficiente ante la inclinación del terreno.

Incluso tuvo que solucionar los pequeños problemas que surgieron en el trayecto con sus habilidades como mecánico. De hecho, desbloqueó un tubo del circuito de alimentación de combustible con ayuda de una horquilla y reparó el arranque con una liga. Conocía los secretos del motor tan bien como su marido.

 

 

La hazaña de Bertha Benz tuvo una gran repercusión, tanto a nivel mediático como efectivo, ya que los inversores se convencieron de las posibilidades de aquel invento. Carl Benz reconoció la labor decisiva de aquella iniciativa de su esposa: “Tiene mucho más coraje que yo y su viaje fue decisivo para el desarrollo posterior del carruaje”, dijo.

La relación de la marca alemana con las mujeres es realmente especial puesto que, además de la decisiva actuación de Bertha Benz en sus inicios, el nombre de la firma de la estrella es un homenaje a otra mujer: la hija de Emil Jellinek, uno de los dueños de Daimler, la compañía que, junto a Benz, daría forma a la actual Mercedes.

Related posts