Anticipo

El gran John Surtees cumplió 81 años

El gran John Surtees cumplió 81 años

‘Big John’ cumplió 81 años y sigue siendo único en su especie. Es mayor, pero habla y camina con cierta soltura, incluso es capaz de meterse dentro de algún monoplaza para hacerse fotos. Porque sigue siendo el único piloto que ostenta títulos mundiales en la cilindrada reina del Mundial de Motociclismo, los 500 cc (ahora MotoGP) y en la disciplina reina del automovilismo, la Fórmula 1.

Puede argumentarse que no eran tan exigentes ni las motos ni los coches entonces, pero los campeones sí y el pilotaje era y es completamente distinto en ambas disciplinas. Ser campeón en ambas y brillar durante años contra los mejores, especialmente en F1, habla de un talento innato para la velocidad. El propio Surtees lo ve justo al revés.“Yo pienso que ahora es más fácil hacer ambas cosas porque el funcionamiento de una moto y un coche ahora están más cerca que antes. Incluso comparten mucha tecnología”, reconoció durante una entrevista  en 2008.

Surtees, cuyo padre tenía un negocio de venta de automóviles en Westerham y corrió desde que era un chaval, ganó siete títulos mundiales de 350 y 500 cc y se aburrió con apenas 26 años, al más puro estilo Casey Stoner. Contaba con 38 victorias con la MV Agusta, que en efecto, era ‘la máquina’, pero también ganaba con las Norton privadas, peores, en Gran Bretaña.

El tonteo con los coches se inició incluso durante las temporadas de sus títulos, en 1959 con Vanwall y Aston Martin, y lo mismo en 1960, donde ya logró una pole, un podio y una vuelta rápida con Lotus mientras aseguraba su último título en 500cc . Estaba claro que tenía un gen especial para correr, y que la misma meticulosidad que aplicaba a la puesta a punto de las motos, lo aplicó a los coches, donde era especialmente competitivo y duro, pero limpio. Lotus tenía a la estrella en ciernes, Jim Clark, luego tricampeón y Surtees prefirió probar suerte en otras escuderías hasta aterrizar en Ferrari. Allí llegó la primera victoria en 1963, y el título un año después, en 1964, gracias a dos victorias, en Nurburgring y Monza.

“La moto, generalmente, produce más cosquilleo”, comentó a MARCA durante la citada entrevista. 2Pero cuando tú llevas un coche con una buena puesta a punto y llegas a esas curvas rápidas en las que apuras la trazada al límite, el coche es probablemente igualmente excitante.Quizás prefiero correr con una moto competitiva que con un coche competitivo”.

Desde su punto de vista privilegiado, en el motociclismo los pilotos aún tienen la sartén por el mango, lo que no ocurre en la F1. 2Es que en la Fórmula 1 hay una gran distancia entre la FIA y los constructores. En motos, la relación es más estrecha y necesitan ir juntos para definir cuánto más se puede avanzar tecnológicamente y cuánto más se necesita el espectáculo.En el motociclismo los pilotos aún tienen algo que decir, en la F1 no.Hay que evolucionar nuevos prototipos, pero no impedir que la diferencia la marquen las máquinas en vez de los pilotos. Ahí radica la diferencia y es donde se encuentra el espectáculo. Las máquinas deben estar a merced de los pilotos y no al revés”.

Surtees, un mito en Inglaterra y en el motor, siguió corriendo grandes premios hasta 1973, incluso con su propia escudería. Sus diseños aún siguieron vivos hasta 1978.Alcanzó seis victorias, con tres constructores, Ferrari, Cooper y Honda, ocho poles y 10 vueltas rápidas en sus 111 carreras, añadidas a los 38 entorchados en grandes premios de motociclismo. Ocho mundiales, y, sobre todo, los dos títulos, algo inigulado hasta el momento.Solo le faltó Le Mans, donde llegó a salir primero, hacer vuelta rápida y pisar el podio, por si quedaban dudas.

Una cosa sí tiene clara: “Si Rossi no se pasó a las cuatro ruedas fue porque no quiso, pero pudo. Al que veo que puede hacer el camino contrario es a Lewis Hamilton, podría ganar perfectamente en dos ruedas”.

Related posts