Anticipo

Mercedes Benz brilló en Abu Dhabi, Mc Laren solo dió dos giros

Mercedes Benz brilló en Abu Dhabi, Mc Laren solo dió dos giros

Esta tarde, en Abu Dhabi, el estruendo de la Fórmula 1 se ha apagado por última vez en 2014. Ha sido al término de la segunda jornada de pruebas en el futurista trazado de Yas Marina, que hoy ha dado la alternativa a futuribles pilotos y no menos prometedoras soluciones técnicas que, quién sabe, podrían anticipar algo de lo que veremos en 2014.

Los encargados del desmontaje del Circo corretean por el paddock aún a estas horas para cerrar los contenedores que devolverán toneladas de tecnología a los cuarteles generales de los equipos de Fórmula 1; en esa tarea de desmontaje no sabemos cuál será la escudería más rápida, pero en pista nos ha quedado clara, también hoy, la hegemonía que Mercedes ha impuesto en las pistas durante todo el año. A bordo del inolvidable W05 Hybrid, que desde hoy pasa a la reserva, se ha sentado un novato esta vez, aunque no uno cualquiera. Pascal Wehrlein ha sumado nada menos que 96 vueltas y en una de las últimas le ha dado un estacazo al crono para situarse seis décimas por delante de su mejor opositor, el Ferrari de Raffaele Marciello. No está mal para debutar como piloto reserva de la escudería de la estrella, aunque su rival italiano tampoco tenía mucha más experiencia a bordo de un F1, más allá de un test en Fiorano con el F10 de hace cuatro años como premio por ganar la Fórmula 3 europea.

El ambiente en estos boxes, mucho más relajado de lo habitual, contrasta con la tensión vivida en el garaje de McLaren, que no ha pasado de las dos vueltas –o una y un intento– en el tercer y último día de vida en pista para su híbrido MP4-29H con motor Honda. El monoplaza, que logró tandas medianamente normales en el ‘filming day’ llevado a cabo en Silverstone el pasado 14 de noviembre, hoy no ha podido completar más de siete kilómetros sin sufrir un problema que ha dejado a Stoffel Vandoorne sin la menor posibilidad de demostrar su sensibilidad como probador, y al equipo sin apenas datos del funcionamiento de los sistemas en pista. Curiosamente, en la primera vuelta –que se ha hecho de rogar hasta las 16:30– no han encontrado grandes problemas y, por primera vez, el prototipo plateado ha llegado a boxes con el motor aún encendido, al contrario de lo sucedido en los tres intentos de ayer, en los que tuvo que detener la mecánica anticipadamente–. Tan es así que los ingenieros habían planeado una tanda de cuatro giros para su siguiente intentona, y Vandoorne ha salido a pista escasos diez minutos después de su primera tentativa.

Las expectativas puestas en el motor Honda eran tales que el pitwall se ha plagado, no sólo de los miembros de McLaren-Honda –ya de por sí muy numerosos– y de los periodistas presentes, sino también de muchos de sus rivales, curiosos por escuchar el sonido de la nueva creación nipona. Sin embargo, a mitad de la vuelta, la estampida se ha producido en sentido contrario, porque Vandoorne había tenido que parar el coche con un problema eléctrico que el equipo no ha querido identificar, pero que probablemente no afecte al funcionamiento de ninguno de los sistemas electrónicos, sino a la conexión entre ellos, todavía en mantillas.

Así pues, última posición para McLaren, que ahora desmontará pieza por pieza su prototipo, que nunca volverá a pista, y lo someterá a una especie de autopsia para determinar dónde están los problemas y cómo solucionarlos.

Por delante de los coches de Woking, todos los demás. Ha destacado la presencia de Alex Lynn, el ganador de la GP3, que se quedará en Yas Marina para probar en GP2 con ART y Carlin, pero que tiene un pie y medio fuera del Red Bull Junior Team, al menos si no posterga sus ambiciones de recalar en la Fórmula 1. Por lo pronto, ayer se quitó la camiseta del toro volador y hoy se ha vestido de Lotus “con la comprensión de Red Bull“, dice.

Related posts