Anticipo

Schumacher es trasladado a París para recibir un tratamiento con células madre

Schumacher es trasladado a París para recibir un tratamiento con células madre

Casi seis años después de su trágico accidente de esquí, el legendario piloto de Fórmula 1, Michael Schumacher, fue trasladado de su casa, en Suiza, al hospital Georges-Pompidou, en Francia, para recibir un nuevo tratamiento con células madre.

 

Michael Schumacher (archivo)
De acuerdo con Le Parisien, Schumacher ingresó en el hospital de la capital francesa la tarde del 9 de septiembre para pasar por un tratamiento con el pionero cirujano francés, Philippe Menasche. Según el periódico, el expiloto alemán recibirá infusiones de células madre “para provocar una acción antiinflamatoria sistémica”, es decir, en todo el cuerpo.

“El tratamiento comenzará el martes (10) por la mañana y el paciente dejará el hospital el miércoles (11)”, detalló el periódico galo, antes de afirmar que la exestrella de Ferrari ya ha pasado por tratamientos en el Georges-Pompidou dos veces a principios del año.

Michael Schumacher, que actualmente tiene 50 años, sufrió un grave accidente mientras esquiaba con su hijo en los Alpes franceses en diciembre de 2013. Desde entonces, poca información se dio a conocer sobre su estado de salud. De acuerdo con distintos relatos de personas próximas al deportista a lo largo de los años, el siete veces campeón mundial de Fórmula 1 no puede caminar ni comunicarse adecuadamente.

La salud de Schumacher estuvo rodeada de un halo de misterio desde el momento del accidente y la información más reciente la brindó Jean Todt, actual presidente de la FIA y exjefe del piloto alemán, que lo visitó en la fortaleza de Gland, Suiza. “Vimos la carrera juntos”, anunció, en referencia al Gran Premio de Hockenheim, que ganó de manera magistral Max Verstappen (Red Bull Racing). Fue la cita de la F.1 en la que Mick, el hijo que participa en la Fórmula 2 de la FIA, se subió a la Ferrari que Michael manejó en 2004 y con el que logró la última corona, la quinta con la Scuderia.

En la charla que sostuvo con los medios, Todt señaló que “Michael está en las mejores manos, bien cuidado. No se rinde y sigue luchando, al igual que su familia”.

Después del accidente que lo tuvo en coma durante nueve meses, Schumacher fue trasladado al hospital de Lausana, Suiza, y más tarde a su casa, a orillas del Lago de Ginebra, donde inicio un largo proceso de rehabilitación amparado por la privacidad y la compañía de su familia, con su esposa Corinna como eje. La información y los partes de la salud del séptuple campeón del mundo son brindados por Sabine Kehm, su representante, quien mantiene una reserva estricta sobre su evolución.

Related posts